fbpx
Tag

wiki salud

Browsing

Si estás siempre en la carretera, eres transportista, camionero, conductor de autobús, comercial, taxista, conductor TVC o autónomo y tu oficina es tu coche, o estás preparando un viaje largo, esto podría te interesar. 

Deseamos llamar tu atención para una práctica bastante habitual entre los conductores que pasan muchas horas en el coche:

Guardar medicamentos en la guantera del coche

Entendemos que muchos profesionales que prácticamente tiene la casa en el coche,  como es el caso de los comerciales, taxistas, transportistas y conductores en general, la guantera es el sitio donde solemos llevar las cosas que deseamos tener a mano durante nuestro viaje por carretera. 

Te vamos explicar porqué  los medicamentos o nuestro botiquín no debe viajar en la guantera, cajones portaobjetos o habitáculos del coche.  

Como norma general, los medicamentos deben ser conservados en temperaturas inferior a 25 grados, pudiendo soportar picos máximos de temperatura de 30 grados. Esto con el objetivo de que el medicamento se mantenga en su perfecto estado de conservación; tanto para el aspecto, como para la seguridad de uso.  

En el interior de un vehículo aparcado, por ejemplo, en cajones portaobjetos o maletero, esta temperatura ya puede ser alcanzada fácilmente,  y no hace falta que estemos en junio o agosto.   

Los medicamentos expuestos a alta temperaturas pueden deteriorarse por sobreexposición a la temperatura, falta de ventilación o falta de refrigeración. Pueden calentarse o incluso derretirse si hablamos de supositorios u óvulos, por ejemplo. 

La Agencia Española del Medicamento (AEM) lo indica de forma muy clara: todo medicamento cuya apariencia exterior esté visiblemente modificada, bajo ningún concepto, debe ser consumido. 

En segundo lugar, ¿la AEM aconseja tomar algún medicamento después de ser expuesto a altas temperaturas?

La respuesta es negativa. No se debe consumir ningún tipo de medicamento expuesto a altas temperaturas, por ejemplo, que esté almacenado en el interior de un vehículo. El medicamento debe ser inmediatamente descartado por dos motivos:

  • pueden no ser seguros
  • la eficacia de estos puede haber sido alterada

Pensemos en diversos grupos de medicamentos cuyos efectos pueden ser alterados por el calor:

  • los diuréticos y los antiinflamatorios no esteroideos pueden agravar el síndrome de agotamiento-deshidratación y el golpe de calor
  • algunos medicamentos que actúan a nivel de sistema nerviosos central, como neurolépticos y antidepresivos, pueden aumentar la temperatura corporal
  • las formas farmacéuticas supositorios, óvulos y cremas se pueden desintegrar por la temperatura, afectando directamente al principio activo.
  • los fármacos indicados para insomnio o ansiedad pueden disminuir más la capacidad de reacción por las elevadas temperaturas, que el efecto que se espera normalmente

Cómo debemos condicionar los medicamentos entonces para el viaje?

guardar medicamentos

Como farmacéutica, recomiendo que en un viaje en coche si vas a guardar medicamentos en tu coche deberías llevar los medicamentos en un neceser específico que proteja del sol y del calor, separado de nuestro equipaje. No se recomienda almacenar este neceser ni en el maletero ni en la guantera. 

Si durante el viaje, se realiza una parada para descansar, se recomienda, coger el bolso de medicamentos y llevarlos contigo, para que no esté en el coche bajo al sol.  Y lo mejor sería que las paradas de descanso coincidieran con la hora  justa para una nueva toma o aplicación del medicamento. De esta forma, seguro que no te olvidarás la bolsa dentro del coche.

En el caso, por ejemplo, que se viaje en avión, sucede lo mismo. No se recomienda guardar los medicamentos en la maleta que va en la bodega, ya que el medicamento sufre las bajas temperaturas, durante el vuelo y luego las altas temperaturas cuando está  en tierra en la pista.  Y también, para evitar que en caso de pérdida de maleta perdieras los medicamentos ya que si llevas medicamentos contigo es porque son importantes. Mejor guardarlos en tu equipaje de manos, aunque esto pueda implicar algunos minutos más en los controles de seguridad. 

Como hemos dicho antes, si un medicamento presenta el aspecto físico alterado, no debe ser consumido. Por esta razón, debes volver a consultar con su médico y explicarle lo que ha pasado para que te sustituya las dosis que faltan para completar el tratamiento o te prescriba otra receta para los pacientes crónicos. 

No todos los medicamentos se conservan de la misma manera, algunos que no tienen unas condiciones específicas, otros se han de conservar entre +2 y +8°C.

Para conocer todos los detalles sobre la conservación de cada uno de los medicamentos recomendamos leer atentamente los prospectos o consultar con la farmacia donde has adquirido el medicamento. Y si vas a viajar en coche, recuerda mantener los medicamentos en una bolsa lejos de donde incide el sol o calor.

Buen Viaje.

Por Mar Domenec farmacéutica y Óptica